Cómo comprar relojes de lujo

A la hora de comprar un reloj de lujo puedes acudir directamente a una relojería o a la casa de la marca o también hacerlo por Internet, donde quizá encuentres un precio más económico del producto, o descubras un modelo diferente que ya no se encuentre en tienda, pero donde también existen más riesgos a la hora de realizar la compra.
Los relojes de lujo son, como tantos otros productos de estas características, falsificados en muchas ocasiones, y si somos compradores poco experimentado o no conocemos bien el mercado nos podemos encontrar con una compra de un reloj falso.

A la hora de diferenciar uno verdadero de una imitación, tenemos que saber que un reloj de lujo debe tener un número de serie, y será una información que tenemos que solicitar al comprador. Otro dato a tener en cuenta y que nos dirá que es verdadero y está en buenas condiciones es que lo presenten en su estuche original, con la garantía, el manual de utilización, certificados, y toda la documentación que acredite que se ha realizado el mantenimiento oportuno.

Comprar un reloj de lujo es una inversión ya que se trata de un producto en el que vamos a gastar mucho dinero y no debemos hacerlo a lo loco. Podemos elegir entre muchos modelos, normalmente divididos en dos: los mecánicos y los de cuarzo. Los de cuarzo son los de toda la vida que llevan pila y hay marcas que también fabrican modelos de lujo, aunque los que se consideran de lujo son los mecánicos.

¿En qué deberemos fijarnos durante la compra?

Podemos elegir entre relojes mecánicos a los que tenemos que dar cuerda manualmente, y otros que incorporan un rotor que gira según el ritmo de la muñeca y que se “auto alimentan” según la persona que lo lleve se mueva. Éstos son modelos más caros debido al trabajo artesanal que llevan, con ruedas, dientes, ejes, sincronizaciones, lo que los hace muy precisos y especiales.

Otro aspecto en el que nos podemos fijar a la hora de comprar un reloj de lujo es en los jewels o rubíes, utilizados en la maquinaria de los relojes y que sirven de eje de los elementos mecánicos; el desgaste de las piezas es menor y la precisión del producto, mayor. Pero no significa que un reloj con más jewels sea mejor, si no que dependerá de las funciones del propio reloj ya que, por ejemplo, uno que marque solo la hora necesitará menos rubíes que un cronógrafo.

También debemos fijarnos en el material del cristal, puede ser de zafiro, más extendido actualmente que el plexiglass, que lo encontraremos en relojes de coleccionsita, o el cristal mineral que se utiliza en aquellos más económicos. El zafiro es muy duro al rayado, aunque puede romperse si le damos un golpe seco.

Imagen: Cartier

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel Ara
Escrito por
Isabel Ara
Más artículos de Isabel Ara

El piso más caro del mundo está en Londres

Tiene 1.500 metros cuadrados y cuesta 170 millones de euros. Se trata...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *