Trésor de Lancôme, perfume de mujer

tresor de lancome

Hoy hablamos de un perfume de mujer lleno de historia, belleza, elegancia y sofisticación: el mítico Trésor de Lancôme. Romántico, suave y símbolo del amor eterno, este perfume posee unas notas olfativas de pétalos de rosa, flor de melocotonero y flor de albaricoque, con corazón de vainilla, iris y lirio de los valles y notas de fondo de sándalo y almizcle. Desde la propia firma nos aconsejan la mejor manera de aplicarnos este delicado perfume, y que consiste básicamente en rociar el producto a unos dos centímetros de la piel las zonas más cálidas del cuerpo, como detrás del lóbulo de las orejas, detrás de las rodillas y en el interior de las muñecas. Así lograremos que su aroma nos acompañe durante mucho más tiempo…
Trésor de Lancôme presenta diferentes variantes de su perfume más emblemático. Por un lado, encontramos Trésor In Love, intenso, enérgico, romántico, elaborado a través de contrastes florales con toques de madera de cedro, nectarina, jazmín y rosas. Por otro lado, Trésor EDP Lumineuse es un perfume muy fresco con corazón de violeta, esencia de cedro australiano y notas de vainilla, aderezado con el almizcle de caramelo. Trésor Midnight Rose, por su parte, está elaborado a partir de frambuesa, grosella negra y cedro. Un regalo para los cinco sentidos.

Trésor de Lancôme, 20 años de amor

El amor absoluto representado a través de las fragancias Trésor de Lancôme atesora más de 20 años de historia. El frasco original data de 1952, es obra de Georges Delhomme y fue confeccionado con 75 facetas talladas a mano. En 1990 se crea un nuevo aroma y un nuevo recipiente, una escultura en forma de pirámide invertida, el frasco característico y seña de identidad de la firma. Trésor de Lancôme es obra de la perfumista Sophia Grojsman creadora, también, de otros aromas como Paris de Yves Saint Laurent o Eternity de Calvin Klein. El toque personal lo introduce a través del uso de las flores. Nahéma de Guerlain realizó una interpretación particular de las rosas, y fue éste el punto de inicio para posteriormente crear esta fragancia que era para el uso personal de la perfumista.

Un buen día, viendo un anuncio que protagonizaba Isabella Rossellini para la firma Lancôme, decidió dar un paso adelante y presentar a la marca esta creación personal. Un encuentro fructífero del que nació esta obra de lujo y aroma eterno, que durante los años 1991 y 1992 fue el perfume de mujer más vendido en todo el mundo.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel Ara
Escrito por
Isabel Ara
Más artículos de Isabel Ara

Cuatro destinos de lujo para esquiar

Esquiar es, para muchos, un deporte de lujo. Pero más lo es...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *